sábado, 28 de marzo de 2009

La alfombra roja de Espe

video

Ahí estaba ella. Con un vestido azul, cerca del pueblo. Rodeada de niños nada más bajarse del coche oficial en la céntrica calle de Fuencarral. Sonriendo, claro, siempre sonriendo. Y no era para menos, pues repartiendo besos a diestro y siniestro a todo el que se le acercaba, siendo como era la Noche de los Teatros, parecía la mismísima Ava Gardner paseándose por Cannes o Venecia momentos antes de recibir algún premio... y que me perdone, claro está, Ava Gardner. Pero es que la tarde marchaba perfecta para la presidenta madrileña: descuentos del 50% en todos los teatros de Madrid, actuaciones en directo en algunas zonas peatonales del centro, cultura por doquier y baño de multitudes.

Lamentablemente, todo se torció cuando un grupo de espontáneos -entre los que se encontraban los propios actores, que habían participado o acompañaban a las compañías que desarrollaban las actuaciones callejeras- empezaron a aglomerarse en torno a la Aguirre y gritar: "¿Cómo se atreve a venir aquí?", "¡Fuera, fuera!", "fascista", "¡educación pública!", "¡sanidad pública!", "¡no a la privatización!" o "Aguirre te quiero, Aguirre te adoro, tengo tu foto en el inodoro".

La gente fue dejando de contemplar las actuaciones callejeras para perseguir a Aguirre, calle arriba, con gritos e insultos, mientras ella y sus acompañantes -como el consejero de Cultura, Santiago Fisas- mantenían la compostura con una tensa sonrisa. Aguirre hacía gestos de no poder escuchar lo que le decían, dado el griterío de la multitud. Algún paseante intentó en vano aplaudir a la presidenta, pero los gritos de público y actores lo hacían imposible. Sólo llevaba diez minutos en Fuencarral y era evidente que no podría estar allí mucho tiempo... la estaban echando a voces.

El momento culminante de esta "obra de teatro" improvisada se produjo cuando la presidenta atisbó el coche oficial que la de la calle Fuencarral. Rodeada de toda su escolta y ya con la puerta abierta del vehículo, se dio la vuelta con las manos en alto dirigiéndose a uno de los actores que la perseguían, y le gritó con mucha chulería madrileña (según Patricia Ortega Dolz, de El País): "¿Qué quieres? ¿Qué quieres?". En seguida, revuelo de guardaespaldas, políticos y miembros de la comitiva, pero el actor siguió gritando, acompañado de los suyos, hasta que Esperanza se dio la vuelta con un aspaviento y se metió en el coche para desaparecer como una exhalación.

The End
Vídeo e información sacada de El País

1 comentario: